¿Qué es el ojo seco?

Se trata de un síndrome asociado a la falta de lubricación y humectación de la superficie del ojo.  El ojo seco implica irritación ocular de forma continua, inflamación y la aparición de algunas cicatrices en la parte frontal del ojo.

Algunos términos que definen el síndrome del ojo seco son queratitis sicca, que describe la sequedad y la inflamación de la córnea. También se describe como queratoconjuntivitis sicca, relacionada con las afecciones tanto la córnea como la conjuntiva. Por último, síndrome de disfunción lagrimal, relacionada con la calidad y cantidad de lágrimas producidas.

¿Por qué Surge el Síndrome del Ojo Seco?

Este síndrome es muy frecuente, representa uno de los principales motivos de consultas con los especialistas en el área de la visión. Existen algunos factores que se asocian con las probabilidades de sufrir de este síndrome, como los siguientes:

  • Uso constante de quipos eléctricos como computadora, dispositivos móviles, etc. Esto se debe a que se realizan parpadeos con menor frecuencia y profundidad; lo que a su vez ocasiona una elevada evaporación lagrimal, que es la que genera el ojo seco.
  • El uso de lentes de contacto también puede contribuir con este síndrome.
  • Las personas mayores a los 50 años de edad, aunque ha habido un reciente aumento de este síndrome en personas de diversas edades.
  • La menopausia y andropausia también es un factor determinante, con mayor intensidad en las mujeres que en los hombres.
  • El uso de aires acondicionados, ventiladores, sistemas de calefacción y sistemas de inyección de aire.
  • Vivir en climas áridos o con niveles de humedad bajos.
  • Viajes continuos en avión.
  • Se ha comprobado que las personas con hábitos de fumar pueden sufrir de ojo seco y otras enfermedades oculares graves como cataratas, uveítis y degeneración macular.
  • Algunas enfermedades como diabetes, trastornos tiroideos, lupus, artritis, etc.
  • Consumo de medicamentos como los antidepresivos, para la presión arterial y otros fármacos.
  • El trastorno de los parpados conocido como lagoftalmos; que implica dormir con los párpados medios abiertos o parpadear durante el sueño, se relaciona directamente con el síndrome de ojo seco grave y requiere tratamiento inmediato para no presentar complicaciones mayores como úlcera corneal.
  • Haberse sometido a cirugía LASIK y cirugías refractivas corneales; aunque en estos casos suele ser temporal y se corrige con el paso de algunas semanas.

¿Cómo Reconocer el Síndrome del ojo seco?

Para reconocer este síndrome, te hablaremos de algunos de sus síntomas, como son:

  • Picazón o sensación de quemazón en los ojos.
  • Sentir los ojos fatigados, pesados o con dolor.
  • Sensación de sequedad.
  • Coloración roja en los ojos.
  • Fotofobia.
  • Visión borrosa.
  • Sensación de arenilla o materiales extraños dentro del ojo.
  • Ojos llorosos, aunque suene contradictorio es otro síntoma; ya que se produce una sobreestimulación de producción de lágrimas a manera de protección y luego desaparece para dar lugar al ojo seco.

¿Cómo se Diagnostica el ojo seco?

Este síndrome puede diagnosticarse en consulta con un especialista oftalmólogo a través de un examen ocular exhaustivo. Es importante no dejarse guiar solo por los síntomas anteriormente mencionados; ya que estos pueden variar en cada paciente. Existe pacientes con síndrome de ojo seco crónico que no presentan síntomas tan notables; a diferencia de algunos pacientes con este síndrome en etapa inicial que reflejan a mayor grado los síntomas y las molestias.

Tratamiento y Prevención del ojo seco

Los especialistas en oftalmología suelen recetar el uso de lágrimas artificiales; de acuerdo a la magnitud, también puede indicarse medicamentos con venta restringida. También puede ser necesario realizar procedimientos ambulatorios para lograr disminuir la inflamación e irritación del ojo y lograr que segregue más lágrimas.

También es importante tomar algunas medidas de prevención para evitar este síndrome; por ejemplo, si trabajas por largas horas en la computadora de forma frecuente, es vital tomar descansos; lo mismo aplica si utilizas de continuo los dispositivos móviles. Otra medida que podemos tomar es asistir a consulta oftalmológica a fin de hacernos una revisión preventiva completa.