Remedios naturales para eliminar las grietas en los labios

El peor enemigo de la boca es la resequedad, aquí te enseñamos cómo eliminar las grietas en los labios. Esta es una de las porciones de la piel que no necesita tanta atención. Pero cuando se reseca aparecen unas grietas molestas y muy poco estéticas. Pero tranquilos, existen varios remedios naturales sencillos de preparar y que te pueden ayudar. Como es un problema de resequedad, lo ideal es mantener tus labios hidratados. Te presentamos tres remedios naturales excelentes para tener unos labios hermosos y provocativos.

Algunos remedios naturales que puedes usar:

remedios naturales grietas en los labios

Bálsamo o algún tipo de aceite de mentol

El bálsamo es un elemento que proviene de la menta y tiene propiedades como las de tipo analgésicas. Por ende algunas personas suelen usarlo también para las heridas. En este caso las grietas en los labios son pequeñísimas lesiones y este remedio es excelente. Una maravillosa idea es mezclar alrededor de 350 gramos de menta con un tipo de aceite neutro. El aceite puede ser de oliva o del tipo de almendras. Toma todas las hojas, machácalas, y mézclalas con el óleo y luego déjalas a fuego lento hasta que destile. Colócalas en un frasco y listo, a probarlo en tus labios.

Para tus grietas cera de miel es la respuesta.

La miel tiene grandes propiedades, es antiinflamatoria y muy hidratante. Al utilizarla en tus labios y ser absorbidos por ellos pueden revertir las lesiones en tus labios. Toma un poco de cera de la miel con un aceite que sea completamente neutro.  Mezcla ambos productos y colócalos en tus labios al dormirte y luego lo enjuagas al levantarte. Es la mejor solución para que los tejidos de tus labios se restauren y así no se envejezca la piel.

Aceite de ricino

El óleo o aceite producido por la planta es un excelente ácido graso, completamente natural. Este funciona porque los ácidos grasos poseen un enorme poder curativo en la piel. Además posee vitamina E, antioxidantes y contribuye de forma excelente a que la piel de los labios se restaure. Es muy sencillo de conseguir en cualquier parte y su precio es bajo. Toma un algodón y lo impregnas de aceite de ricino y lo pasas por tus labios como si fuera un pintalabios. Debes evitar pasar tu lengua y saborearlo porque no es muy agradable.