Cómo preparar tu propia bebida isotónica en casa

Por fortuna, la elaboración de bebidas isotónicas no depende nada más de las grandes fábricas de refrescos o suplementos deportivos. Estas pueden ser producidas en el hogar con la ventaja de que su preparación es natural en su totalidad y muy fácil de completar. Necesitarás 500 ml de agua purificada, 1 cucharadita de sal marina en grano, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio, el zumo de una o dos naranjas  y 1 cucharada de miel para endulzar.

Para terminar la elaboración, bastará lo suficiente con adicionar los ingredientes a un vaso lleno de agua y ligar con una cuchara hasta crear una mezcla homogénea. Luego de hecho, a esto se le puede agregar hielo en pequeños cubos y degustar a medida que se necesite durante la sesión. El objetivo de una bebida isotónica no se trata nada más de hidratar al deportista, sino también de aportar los nutrientes al cuerpo por la sudoración.

Las frutas como elemento adicional

Como beneficio extra se puede decir que las frutas son fuentes únicas de vitaminas y minerales, por lo tanto no habrá inconvenientes en  agregar los jugos de limón, naranja, toronja o fresa, según sea tu gusto. El motivo por el que se recomienda el uso de naranja o toronja es que estos frutos brindan más calorías, gracias a la glucosa y a la fructosa, siendo estos nutrientes llenos de energía para las grandes sesiones de entrenamiento.

Azúcar negativa para el entrenamiento

Durante todo el proceso de entrenamiento, el organismo empieza a experimentar sensaciones visibles de cansancio y letargo. Esta situación provoca que queramos consumir azúcar para regresar al estado de exaltación anterior, lo que genera un círculo vicioso que afecta el rendimiento buscado y sólo produce sensaciones de estrés. El azúcar no se recomienda en la bebida isotónica.

Cómo preparar tu propia bebida isotónica en casa
5 (100%) 2 vote[s]
Joejuan Williams Jersey