noviembre 20, 2019
posiciones de yoga

Posiciones de yoga

A la hora de realizar una actividad física siempre es recomendable tener la asesoría adecuada y evaluar nuestras condiciones de salud,  el yoga no escapa de ese rango, a pesar de ser un arte suave que consiste en el uso de una serie de técnicas de concentración que se ejecutan con el propósito de adquirir un dominio superior de nuestro cuerpo y mente, estas técnicas se ejecutan mediante la práctica de algunos movimientos, que también se le catalogan como posiciones de yoga.

Como todo inicio la práctica del yoga tiene una etapa para quienes apenas están aprendiendo o están dando sus primeros pasos en esta actividad física, en esta ocasión analizaremos cuatro posiciones de yoga que servirán para comenzar con su práctica:

  1. Posición de la montaña ( Tadasana). Consiste en colocarse de pies con los pies juntos, separa un poco los talones si deseas conseguir estabilidad, mirada al frente con la quijada semi levantada, saca el pecho, estira el abdomen, toma la sensación de crecer, y estira tu columna hacia el horizonte, hombros sueltos, respira y toma conciencia de tu cuerpo. Esta posición nos da estabilidad interior.
    Posición de la montaña
  2. Posición del árbol (vrksasana). Se toma como referencia en inicio la postura de montaña. Colocas tus palmas frente a tu pecho, eleva la mirada a un lugar fijo, al nivel de los ojos, eleva el pie izquierdo, hasta la parte interna del muslo derecho, trata de sostener esta postura por 30 segundos y luego realízala con el pie contrario. Esta postura mejora la concentración y el equilibrio físico y mental.
    Posición del árbol
  3. Posición del guerrero I (virabhadrasana). Comienza en la posición de montaña, mueve el pie derecho 90 grado, y el izquierdo 45 grados. Extiende la pierna izquierda y mantenla asi extendida y firme, dobla en torso a la derecha, dobla la pierna derecha a 90 grados, y asegúrate que la rodilla esté alineada con el pie. Repetirás lo mismo pero con la pierna contraria. De esta manera fortalecerás las piernas, los hombros y mejora la postura de la espalda y nos da más vitalidad.
    Posición del guerrero I
  4. Posición de triángulo. (trikonasana). Separa las piernas con los pies alineados paralelamente, distribuye el peso equitativamente, direcciona el pie derecho 90 grados a tu derecha, mueve los brazos hacia el piso, levanta el brazo izquierdo alineado a tu cabeza, siente que te estiras en tu lado izquierdo, cadera recta al frente, apoya tu mano en la pantorrilla, y mantén el otro brazo elevado, mantén esta postura unos segundos y luego cambia, esta postura da estabilidad interior.
    Posición de triángulo

 

De esta manera podemos iniciar una rutina usando estas posiciones de yoga, podemos acotar que existen muchísimas posturas, cada una con mayor nivel de complejidad, pero si no tenemos estos conocimientos es bueno buscar un instructor profesional que nos guíe, esta filosofía puede guiarnos a una vida sana y nos llena de vitalidad y energía, cada postura está diseñada para obtener relajación y mejorar nuestra conciencia, su práctica ha sido recomendada por años y siguen vigentes por aportar beneficios físicos y mentales.