abril 22, 2021
pollo al horno o frito

¿Pollo al horno o frito? ¿Cuál es más saludable?

Hay un montón de formas de cocinar la carne de pollo. Solo por nombrar algunas alternativas, tenemos: plancha, parrilla, horneado y frito. Cada método tiene sus ventajas, desventajas, calidad, vistosidad y equilibrio entre grasas, carbohidratos, minerales y vitaminas, que los diferencia entre sí.

Por otro lado, es un hecho que hoy en día las personas están más preocupadas por su bienestar. La intención de búsqueda de alimentos saludables, beneficiosos para el organismo y el sistema inmune, es alta. También buscan platos para crear una dieta balanceada.

Hacer cambios en el estilo de vida no es sencillo, pero siempre es bueno fomentar la alimentación saludable. Por eso, en esta publicación, hemos decidido hacer una comparación entre dos métodos de preparar pollo: ¿Horneado o frito? Es una buena pregunta.

Pollo al horno, ¿qué saber?

Hornear es una metodología de cocción que consiste en colocar los alimentos en el electrodoméstico de cocina a una determinada temperatura. Es una forma suave y amigable de cocinar la carne de pollo y que garantiza la evaporación de humedad en alimentos.

pollo al horno o pollo frito

El pollo al horno es conocido como una elección saludable por las siguientes consideraciones: no se necesita agregar más grasa, se cocina en seco y se puede condimentar con especies amigables para el cuerpo humano. Tampoco absorbe los componentes de la bandeja y recibe calor en todas las direcciones para eliminar microorganismos.

Al mismo tiempo, hay que destacar algunas ventajas de la cocina como: fácil y rápido de preparar, delicioso sabor, una excelente presentación y compatible para familias numerosas. Por ejemplo, se puede hacer una receta alitas de pollo para un almuerzo de calidad y a la altura de la ocasión.

Pollo frito, ¿qué saber?

El pollo frito es un método de preparación de carne sobre un tipo de aceite –animal o vegetal– en sartén que recibe calor desde una fuente de energía, como las cocinas eléctricas. De acuerdo a estudios realizados en materia de cocina, es la metodología más usada en los hogares de familia por su exquisito sabor, excelente presentación e instantánea preparación.

Sin embargo, es el método de cocina del que definitivamente deberías alejarte. ¿Las razones? Bueno, las siguientes: profunda relación con enfermedades como la diabetes de tipo 2, fácil introducción de grasas saturadas y mayor cantidad de calorías en la preparación de los alimentos sobre los sartenes.

También hay que mencionar los tipos de aceite que se usan para fritar, ya que contribuyen a los problemas de salud mencionados anteriormente. Esto porque se calientan a altas temperaturas, producen almidón como efecto secundario y propician la oxidación.

¿Pollo al horno o frito? ¿Cuál es más saludable?

A estas alturas, seguramente tengas la respuesta de cuál es más saludable entre las alternativas de fritar y hornear. Sin embargo, es bueno hacer una reflexión para comprender el contexto.

Primero que nada, la carne de pollo será carne de pollo sin importar la metodología empleada. Mantiene sus nutrientes bases desde que se cría, procesa, limpia y se condimenta. Lo que sí determina la elección de los métodos de preparación es la alimentación saludable.  

Si comparamos la carne de pollo al horno y la carne de pollo frita tenemos a un claro vencedor. Las recetas de pollo al horno presentan menos acumulación de grasas, una disminución notable de las calorías y nulo consumo de almidón que se forma con los aceites.

pollo frito

Asimismo hay que destacar que, a medida que avanza la tecnología, se encuentran novedosos métodos de preparación saludables. Tal es el caso del pollo frito con electrodomésticos de aire.  Se trata de un nuevo método de fritura para reducir la acumulación de grasa, disminuir la ingesta de calorías –80% aproximadamente – y metabolizar los nutrientes.