septiembre 18, 2021

La actualización médica, una parte imprescindible del ejercicio

Las bases científicas de la práctica médica han cambiado en forma dramática en las últimas décadas. Incluso si algunos aspectos de la medicina son fundamentales, el ejercicio de la misma está en un cambio incesante, gracias a los nuevos descubrimientos como resultado de las investigaciones que se llevan a cabo por parte de la comunidad médica.

Esto incentiva (por no decir apremiar) a los trabajadores de la salud a estar constantemente estudiando su campo para estar preparados ante estos cambios y la reafirmación de los fundamentos. De esta forma, la práctica médica goza de los principios éticos y técnicos que guía la conducta del ejercicio médico.

Además, el médico es el principal responsable del cuidado del paciente, aún si diferentes trabajadores de la salud lo tratan. Por ello, el galeno tiene el mayor deber de informarse al ser quién determina la afección del paciente y el tratamiento a seguir. Además, también es quién incentiva la vida saludable que debe llevar el paciente.

¿Por qué la actualización?: La responsabilidad del médico

En algunas profesiones, se pueden seguir métodos tradicionales que son efectivos sin importar la modernización de los conocimientos, a pesar de que no sean los más eficientes. En cambio, el médico siempre hace lo mejor posible por quienes atiende. Al ser el principal guía en el tratamiento del paciente, debe contar con tres atributos:

El primero es el conocimiento de medicina clínica para comprobar el cuadro clínico. El proceso es complicado por la cantidad de factores a considerar, además de tener la capacidad de manejar la información para responder las preguntas del paciente. Esto último implica el manejo profundo de los conocimientos para simplificarlos al momento de comunicarlos a una persona que no entiende del tema.

Es imposible determinar cuántos conocimientos se requieren para cumplir con sus funciones, aunque se podría decir que es suficiente cuando puede realizar todas las tareas necesarias. Sin embargo, lo ideal es tener información actualizada para determinar con mayor facilidad las afecciones y aplicar tratamientos más acertados que recién se hayan descubierto.

Los últimos dos atributos son mantener un registro óptimo de los datos para evaluar de forma precisa el desenvolvimiento del paciente, y la responsabilidad del galeno hacia el paciente y la comunidad médica de mantener una conducta profesional. Este último atributo también abarca la investigación y el aporte intelectual a los compañeros.

Podríamos decir que la base de estos atributos es el valor y el respeto dentro de la comunidad. Los profesionales de la salud pueden y deben opinar distinto, ya que es lo que incentiva la investigación y la difusión científica. La indagación también debe tener un acercamiento curioso y crítico para asimilar realmente la información.

Educación continua para los médicos

Al igual que en todas las profesiones, los galenos necesitan actualizar sus conocimientos día a día para mejorar el ejercicio de los deberes. En el caso de la medicina, esto se convierte en un deber al estar en juego su ética y la vida de las personas que tratan. Es por ello que todo médico debe ser consciente de sus limitaciones y trabajar en ellas.

Incluso si anteriormente el médico se veía como un ser que todo lo sabía, ahora su posición es mucho más humilde debido a los avances a pasos agigantados en el área. Tanto los descubrimientos en materias relacionadas con la medicinas e incluso en la tecnología y sus aplicaciones, han dado pie a que el profesional se especialice para en pro de entender mejor su área.

La continuación de los estudios también debe ser del interés del galeno a nivel personal y profesional, ya que se trata de mucho tiempo y esfuerzo adicionales invertidos. Lo que no es opcional es la actualización constante de los conocimientos que se aplican en el ejercicio, aún si se prefiere atender sin una especialización.

Maestrías y micro maestrías

La carrera de medicina es probablemente la que más años de estudio tiene, ya que el nivel de pregrado es insuficiente para el ejercicio en la mayoría de casos. Durante esos primeros años, se adquieren únicamente los conocimientos básicos para atender pacientes en el mundo real, aunque sin ningún tipo de especialización.

En cambio, la especialización contribuye a atender a los pacientes con una mayor precisión al contar con conocimientos más profundos sobre un área determinada. Además, la actualización de la información es más certera al estar delimitada por el campo del ejercicio.

La carrera de pregrado toma 6 años, y las especializaciones suelen durar 4 años más, lo que orilla a muchos a quedarse en la medicina general. Sin embargo, existen las micro maestrías en institutos como TECH Perú Medicina, cuyos cursos toman apenas un año y son vía online.

Lo bueno de esta última modalidad es que el médico puede estudiar mientras está ejerciendo, algo imprescindible si no quiere esperar a 4 años más de estudios o si prefiere continuar con su educación sin dejar de trabajar. Además, los costes tienden a ser menores que las alternativas presenciales.