noviembre 21, 2019
jugos para fortalecer los huesos

Los mejores jugos para fortificar los huesos

El debilitamiento de los huesos es causado por la deficiencia de calcio en la alimentación. El problema puede derivar en el desarrollo de la osteoporosis. Por ello, debemos buscar protegerlos y fortificarlos a lo largo de nuestra vida; sobre todo durante la infancia y la vejez.

Para combatir o prevenir cualquier enfermedad, la naturaleza está ahí para ayudar a cualquier persona que tenga el conocimiento suficiente para hacer el mejor uso de ella. En ese sentido, la fortificación de los huesos, que es tan importante para evitar problemas como la osteoporosis, también es una de las ventajas que se pueden obtener de la naturaleza. ¿Has pensado en hacer uso de jugos para fortalecer los huesos? Pues, aunque muchos no lo crean, es posible.

La osteoporosis es un problema causado por la deficiencia de calcio en el organismo, que puede ser el reflejo de la falta de cuidado con la alimentación. Puede que no parezca, pero gran parte de los problemas de salud que afectan a las personas provienen como consecuencia de este descuido y de falta de prácticas saludables en general. Es bueno prestar atención a este punto y buscar remedios caseros para fortificar los huesos, como una correcta alimentación y la preparación de jugos.

La osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa que, difícilmente, va a provocar algún síntoma; pero que con el paso de los años debilita los huesos. Siendo una de las principales causas de su padecimiento la deficiencia de calcio.

A pesar de no poder ser tomado como regla general, dependiendo de la persona, algunos pequeños síntomas pueden ser identificados, entre los más comunes están: dolor o sensibilidad ósea, disminución de la estatura, dolor en la región lumbar, dolor en el cuello y postura encorvada. En lo que respecta a las fracturas, pueden aparecer con más frecuencia en las muñecas, fémur, cuello de fémur y columna.

La importancia del calcio

El calcio es un mineral esencial en la formación de los huesos. Durante la juventud, el cuerpo utiliza el mineral para fortificar el esqueleto. Además, el hueso es nuestro principal reservorio de calcio, y es él quien proporciona este nutriente para otras funciones del cuerpo, como el funcionamiento del corazón. Cuando el metabolismo del hueso está en equilibrio, la cantidad de calcio se logra reestablecer sin poner en peligro la estructura.

Es importante dejar en claro que los nutrientes son obtenidos a través de la alimentación, por eso, si la ingesta de calcio no es suficiente o el organismo no esté consiguiendo absorberla, la producción de huesos y tejidos óseos puede verse afectada, lo que puede dejar nuestros huesos debilitados, causando enfermedades, como la osteoporosis.

Jugos para fortalecer los huesos

A continuación, te presentamos algunos ejemplos de jugos para fortificar los huesos:

Jugo de zanahoria con col

A partir de la combinación de la zanahoria y la col se obtiene un jugo rico en calcio, hierro, azufre y vitaminas de los complejos A y C. Dicho sea de paso, todas estas sustancias son esenciales para el fortalecimiento de los huesos. Aprende a prepararlo:

Ingredientes

– 2 zanahorias

– 3 hojas de col

– 1 tallo de apio

– 1 puño de cilantro

Modo de preparación

Con todos los ingredientes debidamente lavados, colocaremos y mezclaremos todos los ingredientes en el vaso de la licuadora. Para facilitar el procesamiento, córtalos en trozos pequeños. En caso de que sientas dificultad para mezclar los ingredientes en la licuadora, agrega un poco de agua. El jugo debe ser ingerido por un máximo de dos veces al día.

Jugo de zanahoria con agua de coco

Ingredientes

– 2 zanahorias

– 200 ml de agua de coco

– 1 cuchara (sopera) de leche de soja en polvo

Modo de preparación

Con ayuda de la licuadora, agrega todos los ingredientes, empezando por el agua de coco. En cuanto a la zanahoria, recuerda cortarla en trozos pequeños para facilitar el trabajo de la licuadora. Mezclar correctamente. La indicación es que el jugo se tome todos los días por la mañana; de preferencia en ayunas.