noviembre 20, 2019
asma

Entendiendo qué es el asma

El asma, o asma bronquial como también es conocida, Es una enfermedad de que afecta principalmente las vías respiratorias causándoles inflmacion y dificultando su trabajo, es considerada una enfermedad crónica.

Las vías respiratorias se encargan del trabajo de traslado del aire hacia dentro y fuera de nuestro organismo, y cuando una persona padece asma, estas vías respiratorias se hinchan y se estrechan dificultando mucho la respiración, reaccionando fácilmente al inhalar cosas que irritan estos conductos debido a la sensibilidad en la que se encuentran. Por esta razón, los pulmones del paciente no reciben la cantidad suficiente de aire y se pueden producir mas afecciones, dificultades para respirar o respiración con silbido, además de presión en el torax.

Consecuencias del asma

El paciente con asma tiende a padecer de crisis o ataques de asma, y en los casos extremos, las vías respiratorias pueden terminar cerrándose de manera que los órganos vitales no mueran por falta de oxigeno suficiente para seguir funcionando.

Si padeces de asma posiblemente lo descubriste a la niñes como en la mayoría de los casos porque es el momento donde inicia, pero igual el mal afecta a personas de todas las edades, y se vuelve mas severo en personas mayores de 50 años.

De acuerdo a la OMS alrededor de 350 millones de personas son afectadas por el asma en la actualidad, y se espera que las muertes por este mal aumenten en los próximos 10 años, un 20 por ciento de las 295 mil registradas en el 2017. Aunque aún no se ha encontrado una cura definitiva para el asma, el paciente tener una vida normal y mantener la enfermedad a ralla si es diagnosticado correctamente y se aplica su debido tratamiento. De no ser asi, la persona que padece esta enfermedad no podrá lleva una vida muy agitada y mucho menos realizar ejercicios, y de hacerlo podría llevarla al hospital de emergencia  frecuentemente.

Hay tres mecanismos fisiopatológicos que están involucrados con el asma: 

  • Obstrucción de las vías respiratorias: las bandas musculares que rodean las vías respiratorias suelen estar relajadas y moverse libremente. Sin embargo, en las personas con asma, la alergia a sustancias y los desencadenantes ambientales, hacen que estas bandas se tensen y el aire no puede circular libremente. Como tiene menos aire, el paciente siente que le falta el aire, y éste, al atravesar las vías respiratorias rígidas, provoca un sonido llamado sibilancia.
  • Inflamación: los conductos se tornan rojizos y se inundan, lo que daña a largo plazo los pulmones.
  • Irritabilidad: la sensibilidad de las vías respiratorias en personas con asma es mucho mayor, ya que tienden a sobre reaccionar y estrecharse aún con los estímulos más leves, como el polen, el polvo, el pelo de las mascotas o el humo.