¿En qué consiste la cirugía de nariz?

La cirugía de nariz, mejor conocida como rinoplastia, es un procedimiento en el que se tiene el objetivo de poder cambiar la estructura o el aspecto de la nariz, ya sea para disminuir o aumentar su tamaño, para cambiar su forma o el ángulo entre la nariz y el labio superior. Más allá de poder ser un procedimiento puramente estético, también se utiliza para solucionar trastornos de nacimiento, problemas respiratorios o lesiones.

Debes de tener en cuenta que hay ciertos riesgos de la cirugía de nariz que se tienen que conocer, sobre todo cuando se desea hacer por motivos estéticos. También se debe saber que no hay un tipo universal o común de cirugía de nariz que cubra las necesidades de todos los pacientes, sino que esta se diseña de forma personalizada dependiendo del paciente y del motivo por el que se realice dicho procedimiento.

cirugia de nariz

¿Cómo es el procedimiento de la cirugía de nariz?

Aunque el procedimiento puede variar de un paciente a otro, normalmente la cirugía de nariz se realiza en este orden:

Anestesia

Se comienza administrando medicamentos para el bienestar del paciente durante el procedimiento. Normalmente las opciones más comunes es la anestesia general o sedantes intravenosos.

El médico será quien determine qué tipo de anestesia se adapta mejor al cliente.

Incisión

Una vez que el paciente está anestesiado el siguiente paso es comenzar con la incisión. Las cirugías de nariz se pueden hacer por medio del procedimiento cerrado, en el que la incisión queda oculta dentro de la nariz, o bien, se puede hacer por un procedimiento abierto en el que la incisión se hace a lo largo de la columela, la franja angosta de tejido que sirve para separar las fosas nasales.

Por medio de las incisiones se levantan los tejidos blancos que cubren la nariz, lo que permite realizar el procedimiento para darle una nueva forma.

Nueva forma

Dependiendo del objetivo de la cirugía, la estructura nasal se puede reducir o agrandar utilizando cartílago injertado de otras partes del cuerpo. Normalmente se utilizan pequeños pedazos de cartílago del tabique, la separación en la parte media.

En algunos casos se puede tomar un pedazo de cartílago de la oreja y, en ocasiones aún menos comunes, un fragmento del cartílago costal.

Corrección del tabique

En caso de que el tabique nasal tenga una desviación, se procederá a enderezarlo en ese momento, reduciendo las salientes internas de la nariz con el objetivo de poder mejorar la respiración del paciente.

Cerrar la incisión

Cuando la nariz haya sido esculpida y los problemas que se tuvieran hayan sido solucionados, obteniendo la forma deseada, se vuelve a colocar la piel, el tejido y se cierra la incisión.

Es posible hacer incisiones adicionales en los pliegues naturales que tienen las fosas nasales, esto con el objetivo de cambiar su tamaño y adaptarlo a lo que desea el cliente.

Resultados

Al finalizar la nariz estará sostenida por tabillas y algunos tubos internos durante la primera etapa de sanación, la cual dura aproximadamente una semana.

La hinchazón inicial comenzará a desparecer después de unas cuantas semanas, pero lo cierto es que puede tardar hasta un año en que se pueda ver su nueva forma definitiva con un nuevo contorno nasal. Durante todo este tiempo se notarán cambios graduales en la apariencia de la nariz, ya que cada vez su aspecto irá mejorando y el resultado final terminará por aparecer.

Ten en cuenta que la hinchazón puede bajar o aumentar, pudiendo incluso empeorar por las mañanas durante el primer año.

En cuanto a la cirugía que se realiza con el objetivo de corregir un conducto nasal obstruido necesita de una mejor evaluación de la estructura, ya que por la relación que tiene con la respiración es muy importante que el procedimiento se haga a la perfección.