noviembre 20, 2019
el sistema digestivo humano

El sistema digestivo humano

Cuando pensamos en el sistema digestivo humano inmediatamente pensamos en nuestro estómago y en el proceso de digestión de los alimentos, pero el sistema digestivo es más complejo de lo que muchas personas se imaginan, motivo por el que en este artículo explicaremos de forma detallada qué es y cuál es su funcionamiento.

Conocer las funciones del sistema digestivo es una de las mejores formas de poder entender mejor como funciona nuestro organismo y cómo aprovecha los alimentos que consumimos para poder funcionar correctamente.

el sistema digestivo humano

¿Qué es el sistema digestivo?

El aparato o sistema digestivo está conformado por el tracto gastrointestinal, mejor conocido como tracto digestivo, el páncreas, el hígado y la vesícula biliar. A su vez, el tracto digestivo está conformado por varios órganos huecos unidos en un tubo largo y retorcido que comienza desde nuestra boca y que termina en el ano.

Cuando hablamos de los órganos huecos antes mencionados nos referimos a la boca, el esófago, el estómago, el intestino grueso, el intestino delgado y el ano. En cuanto al páncreas, el esófago y la vesícula, estos son los órganos sólidos que conforman al sistema digestivo.

En el caso del intestino delgado, éste está conformado por tres partes: el duodeno (al inicio), el yeyuno (en medio) y el íleon (al final); mientras que el intestino grueso está conformado por el apéndice, el ciego, el colon y recto. El apéndice es una pequeña bolsa que está unida al ciego, que es la primera parte del intestino grueso, seguido por el colon y al final el recto.

La flora intestinal, que las bacterias que se encuentra en el tracto gastrointestinal, tienen una gran importancia dentro del proceso de la digestión. Estudios también han comprobado que partes del sistema circulatorio y nervioso también ayudan a que se realice el proceso de digestión.

De esta forma, las bacterias, las hormonas, los nervios, la sangre y todos los órganos antes mencionados son los que se encargan de digerir los alimentos y los líquidos que consumimos.

¿Por qué es tan importante el sistema digestivo?

El motivo por el que el sistema digestivo es extremadamente importante y necesario para que podamos vivir es que se encarga de que nuestro organismo pueda aprovechar los nutrientes de la comida y las bebidas que consumimos.

Por medio del sistema digestivo nuestro cuerpo puede obtener proteínas, vitaminas, minerales, grasas y carbohidratos. En el sistema digestivo se descomponen químicamente todos los nutrientes en partes pequeñas para que nuestro cuerpo las pueda absorber y aprovechar.

Los carbohidratos se pueden descomponen en azúcares simples, las proteínas se descomponen en aminoácidos y las grasas se descomponen en glicerol y ácidos grasos.

Cada una de las partes del sistema digestivo tiene un papel en el proceso de transportar los alimentos y bebidas por medio del tracto gastrointestinal, así como en la descomposición química de los alimentos en partes más pequeñas.

Cuando los alimentos han sido descompuestos químicamente en partes que sean lo suficientemente pequeñas para ser absorbidas por el cuerpo, transporta los nutrientes a las partes del organismo donde sean necesarias. En el intestino grueso se absorbe agua y los productos de desecho son transformados en heces. El control del proceso digestivo cuenta con el soporte de hormonas y nervios.

el sistema digestivo humano 2

¿Cómo es el proceso de descomposición química de los alimentos?

Conforme los alimentos son transportados por medio del tracto gastrointestinal, los órganos van realizando el proceso de disposición química de los alimentos en partes que pueda ir absorbiendo y utilizando.

  1. Boca: el proceso digestivo comienza en la boca cuando ingerimos un alimento y comenzamos a masticarlo. Aquí, las glándulas salivales producen saliva (jugo digestivo que se encarga de humedecer los alimentos para transportarlos al esófago y al estómago). La saliva tiene enzimas, las cuales comienzan con el proceso de descomposición química de los almidones presentes en los alimentos.
  2. Esófago: luego de que la persona traga un alimento, la peristalsis se encarga de empujarlo por el esófago para que llegue al estómago.
  3. Estómago: el revestimiento del estómago tiene glándulas que producen los ácidos estomacales y las enzimas que se encargan de la descomposición química de los alimentos. Asimismo, los músculos del estomago mezclan los alimentos con los jugos digestivos que han producido.
  4. Páncreas: este es el órgano encargado de producir un jugo digestivo que tiene las enzimas que descomponen los carbohidratos, las proteínas y las grasas. El páncreas brinda el jugo digestivo al intestino delgado por medio de pequeños tubos denominados “conductos”.
  5. Hígado: órgano encargado de producir un jugo digestivo mejor conocido como bilis, que tiene un gran papel al momento de digerir vitaminas y grasas. Los conductos biliares se encargan de transportar la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar, en donde se almacena o se transporta hasta el intestino delgado para ser usada.
  6. Vesícula biliar: aquí se almacena la bilis que ha sido producida entre comidas. Cuando comemos la vesícula biliar exprime la bilis hacia nuestro intestino delgado por medio de los conductos biliares.
  7. Intestino delgado: en el intestino delgado se produce el jugo digestivo, el cual es mezclado con un jugo pancreático y con la bilis para poder complementar el proceso de descomposición química de las proteínas, las grasas y los carbohidratos. Así mismo, las bacterias que están en el intestino delgado producen enzimas que son esenciales para poder digerir los carbohidratos. También transporta el agua del torrente sanguíneo al tracto gastrointestinal para que se puedan descomponer mejorar los alimentos. Para finalizar, absorbe líquidos con nutrientes.
  8. Intestino grueso: en el intestino grueso el cuerpo sigue transportando más agua desde el tracto gastrointestinal hasta nuestro torrente sanguíneo. Aquí, las bacterias ayudan a descomponer químicamente todos los nutrientes restantes y produce vitamina K. Los productos que son desechos del proceso de digestión, incluso partes de alimentos que aún son grandes, son convertidas en heces para después ser eliminadas del organismo.

De esta forma funciona el sistema digestivo humano, transformando los alimentos y bebidas que consumimos en vitaminas, nutrientes, proteínas, carbohidratos y grasas, las cuales son necesarias para que el organismo pueda funcionar correctamente.