Cómo tratar quemaduras

Las quemaduras son las lesiones más comunes que pueden presentarse en tu casa, por ello te enseñamos cómo tratarlas adecuadamente. Este tipo de situaciones pueden ser desde las más simples hasta las más graves. En ocasiones, no pueden ser tratadas de la misma forma o con los mismos elementos. Recuerda que existen tres tipos de quemaduras, las que son en primer grado, las de segundo y las tercer grado. Las dos primeras pueden ser tratadas en el hogar, pero la de tercer grado es necesario ir a un centro médico de forma urgente.

Antes de conocer cómo debemos tratar una quemadura, se tiene que saber cómo identificar el grado de la misma. Para ello debemos tomar en cuenta lo siguiente:

  • Las de primer grado, solo afectan la capa externa del tejido, puede verse roja y hasta hincharse levemente. Puedes tocar el área lesionada y la persona podrá sentir dolor pero completamente soportable.
  • La de segundo grado, afecta tanto la primera, como la segunda capa de la piel. Tiene un color rojo muy intenso y es muy factible que aparezcan ampollas. Es completamente seguro que se inflame, y el dolor sea más intenso.
  • La de tercer grado, afecta todo el tejido de la piel, en sí, todas sus capas. Trae como consecuencia un daño permanente y en algunos casos extremos afecta hasta el hueso. La piel se torna negra o blanco, de tipo carbonizada. Recuerda en estos casos es urgente ir a un médico.

Para tratar una quemadura menor en su hogar, le traemos tres procedimientos sencillos que usted puede realizar:

quemaduras
quemaduras
  1. Enfriar la parte del cuerpo que se que ha quemado. Coloque la zona bajo el agua y deje fluir durante cinco minutos. Esto hará que el dolor disminuya un poco. Si no posee agua constante en un grifo, tome un envase con agua fría y vacíelo en la zona que esta quemada. Esto reducirá considerablemente la inflamación. No coloque hielo, eso sería contraproducente.
  2. Use un vendaje suave que sea de gasa de algodón. Coloque el vendaje alrededor de la zona muy suavemente. La idea es mantener la parte quemada fuera del aire y así evitar cualquier tipo de roce.
  3. Por último, si el dolor es completamente intolerable, use algún analgésico. Los recomendables para este tipo de quemaduras son el Ibuprofeno, Naproxeno o una aspirina.

Como recomendaciones finales, nunca debes colocar hielo en la piel que se ha quemado. Eso puede comenzar un proceso de congelación y dejar marcas considerables en la piel. No use ningún tipo de aceites o cremas que puedan obstaculizar el proceso de curación. Deje que la herida sane de forma natural. Por último, si la quemadura hace ampollas no las reviente. El romper una ampolla puede exponer su piel a una infección.