septiembre 18, 2021

Aplicaciones del sulfato de magnesio en la medicina

 

Diversas son las aplicaciones del sulfato de magnesio en la medicina, más la mayoría de ellas requieren de una estricta prescripción y supervisión facultativa. Por lo tanto, el siguiente artículo es meramente referencial, brindando información de los tratamientos convencionales y algunos usos que pueden llegar a considerarse caseros. No se auto medique ni quiera imponer su tratamiento en otras personas con patologías similares.

 

Aplicaciones del sulfato de magnesio en la medicina (neumonología)

Las vías respiratorias pueden llegar a estrecharse y dificultar parcial o totalmente su función de dar paso de oxígeno a los pulmones debido a la inflamación y/o espasmos musculares. Esto se ocurre en los casos severos de asma. Para ello, el sulfato de magnesio ha sido indicado de manera intravenosa para reducir tal inflamación en compañía de otros broncodilatadores o corticosteroides e incluso, para a quienes los broncodilatadores ya no les brindan resultados eficaces para cada crisis.

En los huesos

Una de las aplicaciones del sulfato de magnesio en la medicina más frecuente, aunque parezca poco convencional, es de fungir como antagonista del calcio en los huesos. Con niveles adecuados de magnesio, se evita una excesiva liberación de calcio desde el retículo sarcoplásmico que aumente la unión a canales de calcio que aumente al mismo a nivel intracelular y contraiga al músculo liso vascular, creando calambres, espasmos, contracciones involuntarias y pérdida general de fuerza y control sobre los movimientos.

Aplicaciones del sulfato de magnesio en la medicina (gastroenterología)

La aplicación de sulfato de magnesio por parte de los facultativos puede ayudar a controlar las diarreas y fistulas provocadas por el déficit del mismo. Resulta también coadyuvante para los tratamientos de pancreatitis aguda necrotizante hemorrágica y en quienes padecen de alcoholismo. Se estudia sus efectos para pacientes con VIH que se inician con los antiretrovirales y tienen vómitos frecuentes inducidos por tales fármacos.

En pacientes diabéticos

Una de las aplicaciones del sulfato de magnesio en la medicina que requiere mayor control facultativo pero que ha demostrado importantes niveles de efectividad es el control por déficit de magnesio en la personas diabéticas, ayudándoles a recuperarse del hasta 40% de pérdida de correlación inversa con el grado de leucemia que pueden llegar a tener en cualquier descontrol voluntario o no de su condición, aplacando así las alteraciones renales que se producen en ellos.

Aplicaciones del sulfato de magnesio en la medicina

Aplicaciones del sulfato de magnesio en la medicina (obstetricia)

El uso más frecuente y reconocido a nivel mundial del sulfato de magnesio es para la pre – eclampsia y eclampsia, comprobándose que disminuye las complicaciones de leves a graves que se pueden tener durante el embarazo.

Otros usos comunes

         Recomendado para las arritmias cardiacas. En este caso, como en la pre – eclampsia y eclampsia, son tratamientos electivos.

         Neuroprotector ante la isquemia cerebral.

         Funciona como analgésico externo, con aplicaciones leves que van de menor a mayor en el orden de cabeza, tronco y extremidades.

         Una de las aplicaciones del sulfato de magnesio en la medicina que ya se explicó para la zona músculo esquelética pero funciona ante eventos traumáticos u operatorios es el del efecto anticoagulante, en el que funge como antagonista del calcio que hace parte de la cascada de la coagulación sanguínea). De esta forma puede atenuar los eventos trombóticos.

         El consumo oral de unos 200 miligramos de sulfato de magnesio diluido en agua resulta un excelente purgante salino, que además evita la descompensación por la evacuación, además de funcionar como diurético.