noviembre 18, 2019
sangre de mejor calidad

5 alimentos para tener una sangre de mejor calidad

Para tener sangre de mejor calidad es necesario tener una buena producción de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas.

¿Cómo tener una sangre de mejor calidad?

Vamos a empezar con la definición de la sangre: es un tejido conectivo líquido, que circula a través de: tubos capilares, venas, arterias, aurículas y ventrículos de todos los vertebrados. El color rojo es inevitable debido a la presencia del pigmento de la hemoglobina contenida en los glóbulos rojos.

Su consistencia es densa, opaca y con un sabor a metal. Sin embargo, el color puede variar: desde el escarlata, que es la señal de alto nivel de oxígeno; o de color rojo oscuro, es decir, pobre en oxígeno. El pH medio de la sangre es de 7,35 a 7,45, mientras que la temperatura es de 38 °C, ligeramente superior a la temperatura corporal.

¿Qué transporta la sangre?

  • Nutrientes
  • Hormonas
  • Anticuerpos
  • Oxígeno
  • Dióxido de carbono
  • Electrolitos
  • Vitaminas
  • Calor

¿Dónde se forma?

Las células de la sangre se producen en la médula ósea, el tejido esponjoso que se encuentra dentro de algunos huesos del cuerpo, como el hueso de la cadera, el esternón, o los huesos del cráneo.

El cuerpo humano tiene una cantidad aproximada de 4,5 a 6 litros de sangre. El 55% es plasma, la parte líquida compuesta de agua, sales minerales y proteínas. El 45% restante está formado por glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

Para tener una sangre de mejor calidad, es necesario mantener una dieta sana y equilibrada.

¿Cómo puedo empezar una dieta saludable?

Comiendo vegetales sin almidón como tomates, zanahorias y espinacas. Se recomienda que se reduzca, así mismo, la ingesta de patatas, sin eliminarlas por completo de nuestra dieta.

Busca proteínas saludables: es el caso de carnes magras, pollo, pavo y pescado. Evita el consumo de carne roja, especialmente la que es procesada, como el tocino o la salchicha.

Los alimentos integrales son buenas opciones: arroz, pasta y pan integral son más saludables que el arroz blanco debido a su alto contenido de fibras. Por eso el azúcar en la sangre aumenta lentamente, y da una sensación de saciedad.

Utiliza aceites vegetales: aceite de oliva o canola son una buena opción. Por otro lado, evita el uso de mantequilla, ya que contiene mucha grasa saturada.

Evita las bebidas azucaradas: por ejemplo, jugos industrializados, refrescos o té helado. Lo mejor es preparar jugos naturales con frutas.

¿Qué vitaminas y minerales contiene la sangre?

Vitamina E: hace que los glóbulos rojos sean más resistentes.

Yodo: contribuye al desarrollo de los glóbulos rojos y las plaquetas.

Vitamina C: estimula la absorción de hierro.

Cinc: involucrado en la formación de linfocitos.

Vitamina K: favorece la coagulación de la sangre.

Cobalto: ayuda en la formación de hemoglobina y glóbulos rojos.

Cobre: asegura que el hierro esté disponible para la producción de glóbulos rojos.

Hierro: es esencial para la formación de hemoglobina, que es responsable del transporte de oxígeno a las células.

Vitamina B12: ayuda a los glóbulos rojos a madurar.

Ácido fólico: ayuda a la maduración de los eritrocitos y leucocitos.

Alimentos recomendados para una sangre de mejor calidad

Hígado

La carne de hígado es rica en vitamina A, que ayuda a mejorar la apariencia de la piel debido a sus propiedades antioxidantes. Además, aumenta la producción de hemoglobina debido al alto contenido de hierro. Como si eso no fuera suficiente, es pobre en grasa y proporciona ácido fólico, que mantiene una división celular correcta.

Huevo

Mientras que no tengas alergia o intolerancia al huevo, siempre debes incluirlo en tu dieta. Es una fuente de proteínas, minerales y vitaminas. Particularmente, en su yema encontramos lecitina, que es responsable por la limpieza de la grasa en las arterias. Además, contiene colina, que mejora el sistema nervioso.

Proporciona vitamina D, A y e, además de minerales como hierro, zinc, selenio, fósforo y ácido fólico.

Leguminosas

Funcionan perfectamente para personas que no consumen carne, porque ayudan a equilibrar la deficiencia de nutrientes debido a su alto contenido de proteínas. También contribuyen con: hidratos de carbono, fibra, vitaminas del complejo B y minerales como hierro, magnesio y potasio.

Oleaginosas

Aunque las semillas oleaginosas contienen una alta densidad calórica en una pequeña cantidad, ofrecen nutrientes importantes para el organismo, siempre que se consumen de forma moderada, ya que poseen grasas saludables, como los ácidos grasos omega-3.

Por otro lado, tienen una gran variedad de vitaminas y minerales, como es el caso del potasio, magnesio, fósforo, vitamina E y complejo B.

Patatas

Las patatas sirven como el combustible que el cuerpo necesita para producir energía. Son ricas en vitamina B, ácido fólico y minerales. Por otro lado, los flavonoides protegen contra las enfermedades cardiovasculares y disminuye el colesterol malo.

A su vez, las vitaminas B son responsables de la protección de las arterias. En particular, la vitamina B6 disminuye los niveles de homocisteína, un compuesto químico que contribuye a la inflamación de las arterias.