Inicio / Fitness, bajar de peso / Dieta disociada

Dieta disociada

Aun con el pasar de los años, la dieta disociada sigue siendo bastante popular y comentada, debido a su facilidad y utilidad para adelgazar de forma constante. En lugar de funcionar como una dieta express, esta busca crear un hábito que permita adelgazar poco a poco, al conseguir un estilo de vida saludable para mantenerse en línea sin el efecto rebote. Sin embargo, para algunos puede ser un poco complicada de entender, por lo que conviene explicarla.

Combinar y eliminar

El trabajo de la dieta disociada consiste en, como lo indica su nombre, disociar alimentos. Es lo mismo decir que deben combinarse y eliminar los alimentos que combinen o no entre sí para, según el agotamiento, conseguir un efecto robustecedor o adelgazante. Este tipo de dieta tiene la ventaja de que permite comer de todo, mientras sea combinado con su ingrediente ideal.

De este modo, mientras más compleja sea la disociación, mayores serán los resultados.

dieta disociada

La forma más sencilla y básica consiste en tres clasificaciones. Así, en el grupo A pueden ser los cereales integrales, arroz, harina de maíz, pan, patatas, miel, azúcar, dulces, mermelada, frutas en almíbar, higos, nueces y frutos secos. En el B, aceite de oliva, crema, queso, aceitunas, lechuga, zanahoria, cebolla, coliflor, espinaca, arvejas, pepinos, repollo, tomates y ajo. Para el C, serían las carnes, pescado, leche, huevos y frutas cítricas, sandía, melón y arándanos.

En este sentido, los alimentos se clasifican por su PH, equilibrando alimentos ácidos con básicos para la correcta asimilación del organismo. Como en el caso anterior estaban divididos en dos grupos de alimentos, el menú debe elaborarse con ingredientes que correspondan a dos de esos grupos, nunca de los tres. Sin embargo, lo ideal sería hacer la dieta disociada con una clasificación de hasta 14 grupos, aunque es recomendado para personas más expertas.

Dieta disociada
5 (100%) 2 vote[s]