marzo 2, 2024
Cuándo consultar a un dentista

Cuándo consultar a un dentista

Tengan ésta verdad muy presente: “Quien pospone la atención médica programada, pasará por emergencias incómodas”. Por ello, queremos que sepas cuándo consultar a un dentista y realices tu cronograma para las visitas programables o sepas cuándo es prudente o de urgencia acudir al dentista cerca de Val do Dubra o de tu hogar.

 

Cuándo consultar a un dentista

Revisiones concertadas

Éstas se programan para cada seis meses a partir de tu primera asistencia, con un período de amplitud no mayor a 15 días, para evitar se haga costumbre postergarlo. Algunos centros de salud te envían recordatorios al estar cercana la fecha.

En dichas revisiones se analizan los trabajos dentales anteriores, se realizan limpiezas y blanqueamientos dentales y se verifica sí de verdad aplicas un correcto cepillado.

 

Cuándo consultar a un dentista: Malestar de encías

Inflamaciones, infecciones, sangramientos constantes, restos de comida atrapados entre los dientes, dolor al cerrar la boca. Urge una revisión y medicación por parte del odontólogo para verificar qué patología periodontal posees.

Cuándo consultar a un dentista

Otras patologías

Sí eres diabético, positivo al VIH, te administran antirretrovirales o haz tenido altísimas infecciones estomacales, entre otras patologías, es pertinente revisar tu salud bucal, ya que al afectar al esmalte y el interior de los dientes, éstos terminan agravando tu situación, pudiendo incluso crear patologías adicionales, como las afecciones cardiacas.

 

Cuándo consultar a un dentista: Halitosis

No sólo las afecciones estomacales o anímicas inducen a la halitosis. Sino los restos de comida entre los dientes, el cepillado incorrecto, el uso de productos no pertinentes para tu química corporal y la acumulación de sarro o la no atención de una caries que, existiendo, no han causado dolor o no es visible ante el espejo.

 

Deportes y música

Todos los deportistas ameritan tener a su salud bucodental al tope, ya que en cada desplazamiento las piezas dentales también hacen parte del conjunto muscular y, una infección o rotura en alguna de ellas, además de poder causar patologías diversas en el sistema cardiorrespiratorio o nervioso, harían que la concentración y rendimiento baje considerablemente.

Por su parte, los músicos, especialmente aquellos que interpretan instrumentos de viento, pueden presentar agravamiento de las posibles infecciones, fisuras de encías o agrietamientos, debido al constante soplido y el contacto frecuente con las boquillas, sea cual sea el material con el que estén hechas.

 

Cuándo consultar a un dentista: Durante el embarazo

Las embarazadas deben tener el máximo control de la salud de sus piezas dentales y por igual de las encías, ya que las enfermedades periodontales inciden casi que directamente en las complicaciones más frecuentes durante el embarazo, pudiendo impulsar un parto prematuro con un marcado nivel de complicación, tanto para la salud de la madre como la del bebé.

 

Prevención del niño y del adolescente

Tanto para los “dientes de leche” como las piezas permanentes, el control por parte del odontólogo es indispensable, ya que éste podrá determinar sí las piezas que emergen están correctamente posicionadas y en caso de que no, los procedimientos más adecuados para lograr una dentadura alineada y sana. Por igual para el control de cualquier tipo de prótesis, sea programada o en posibles emergencias.

 

Cuándo consultar a un dentista: Luego de operaciones programadas o de emergencia

Toda intervención quirúrgica repercute en el estado de salud y rutinas de cada persona. Esto incide paulatinamente en su salud dental. Es pertinente realizarse un chequeo luego de pasado mes y medios después de cualquier tipo de cirugía, principalmente por su estado de salud y en segundo lugar, por estética.

 

Al abandonar rutinas

Los fumadores, consumidores de bebidas alcohólicas y fanáticos de las cosas azucaradas que deciden abandonar esas rutinas, ameritan la revisión y asesoría de un odontólogo para mejorar su salud bucal, tanto por liberarla de caries, roturas, desgastes del esmalte o infecciones, como para mejorar su estética con o sin prótesis.